La historias de las enfermera que lucha en el epicentro de la neumonía de China


Cuando el brote de coronavirus surgió en la ciudad china de Wuhan a fines del año pasado, los medios de comunicación del país asiático podían informar sobre la epidemia a detalle.

Pero a medida que la emergencia se ha ido agravando, superando las muertes en China, las plataformas de internet han eliminado varios artículos que critican el trabajo del gobierno por frenar el virus.

Las autoridades también trataron de tomar medidas enérgicas contra las advertencias compartidas por un médico cuando el coronavirus comenzó a extenderse.

“Murió un héroe”: la oleada de críticas e indignación en China tras la muerte del joven doctor que advirtió sobre el nuevo coronavirus

En un caso excepcional, la BBC pudo hablar con una trabajadora de la salud en Hubei, la provincia en el epicentro del brote donde también se localiza Wuhan.

Para proteger su identidad, pidió solo ser identificada por su apellido, Yao.

"Es desgarrador"
"Es un trabajo difícil, muy triste y desgarrador, y la mayoría de las veces simplemente no tenemos tiempo para pensar en nuestra propia seguridad", confiesa Yao.

Cómo se diagnostica el coronavirus de Wuhan (y qué países en América Latina pueden hacerlo)

"También tenemos que tratar a los pacientes con tierno cuidado, porque muchas personas acudieron a nosotros con gran miedo, algunos de ellos estaban al borde de una crisis nerviosa", relata.

Para hacer frente a la gran cantidad de pacientes que ingresan, el personal del hospital trabaja en turnos de 10 horas. Yao cuenta que durante estos turnos nadie puede comer, beber, tomarse un descanso o usar el baño.

"Al final del turno, cuando nos quitamos los trajes, descubrimos que nuestra ropa está completamente mojada por el sudor", explica la enfermera.

Por qué estamos contrayendo cada vez más enfermedades transmitidas por animales
"La frente, nariz, cuello y cara quedan marcados por las apretadas máscaras y, a veces, incluso hay cortes. Muchos de mis colegas simplemente duermen en sillas después de los turnos, porque están demasiado cansados para caminar", agrega.

Pero a pesar de las dificultades, Yao dice que nadie del personal médico del hospital ha sido infectado.


Ella y sus colegas también han estado alentados por cálidos mensajes de la gente común. Algunas personas incluso han enviado alimentos y otros artículos de primera necesidad.

"Siento que a pesar de que (la población) está en cuarentena en casa, el virus une nuestros corazones", dice Yao.

En general, la respuesta del gobierno de China al brote de coronavirus ha sido "bastante rápida", considera, además de que cree que ningún otro país podría haber dado una mejor respuesta.

"En Occidente, se habla más sobre la libertad o los derechos humanos, pero ahora en China, estamos hablando sobre una cuestión de vida o muerte", señala.

"Estamos hablando de si podría ver el amanecer mañana. Entonces, todo lo que la gente puede hacer es cooperar con el gobierno y apoyar al personal médico".

0 Comentarios