Coronavirus en Italia: la pesadilla de la epidemia se expande al sur y se teme por las grandes ciudades

Italia está lejos de cantar victoria como los chinos, que desde el jueves no registran más contagiados. Mientras Lombardía, la más grande y próspera región italiana, comanda los datos dramáticos de la difusión del coronavirus, con 3.405 muertos y 33.190 contagiados que suben a 41.037 contando fallecidos y curados, la pesadilla de la epidemia comienza a incluir otras realidades. Preocupan Milán y las otras 13 áreas metropolitanas donde se concentra buena parte de los 60 millones de habitantes y se teme el estallido de nuevos brotes.

En Puglia ya han comItalia, enzado a caer contagiadas las familias de los jóvenes que huyeron de Milán a principios de este mes para evitar la cuarentena nacional y pronto el fenómeno será visible en Sicilia, donde llegaron 31 mil desde la capital lombarda y nadie sabe cuántos estaban apestados. También en Calabria, Nápoles y su zona, se registran casos parecidos.


El área metropolitana de la “capital moral” de Italia alberga tres millones y medio de habitantes, gobernada por un alcalde de centroizquierda, Giuseppe Sala, que con los líderes de la región, que pertenecen a la derecha, trata de domar el potro de los milaneses que resisten la orden de quedarse en sus casas como única forma de combatir la peste. En algunas zonas del área metropolitana se estima que el 40% de la gente sale de sus casas. Por trabajo la mayoría, porque las industrias y los transportes funcionan. Pero también los que salen a caminar, alargan las compras, visitan parientes y amigos o se burlan de las medidas de prevención.

El presidente regional Attilio Fontana se desgañitó este jueves pidiendo disciplina. Apeló al miedo y a la responsabilidad y amenazó: “Tendremos que tomar medidas restrictivas aún más duras”. No estaba bromeando. El gobierno nacional se apresta a hacer más rígidas las restricciones al movimiento de personas.

Gallera advirtió: “Estén lejos también de los familiares”. Se sabe que en muchas casas hay parientes positivos al Covid-19 que no están debidamente aislados. Encima reciben visitas.

El profesor Massimo Gialli, luminaria científica en enfermedades infecciosas en la Universidad y en el hospital Sacco de Milán está enojado “porque con los números espantosos de esta epidemia, que seguirán subiendo, hay demasiada gente que da vueltas por la ciudad”.

Galli quiere que haya más control de los pacientes que están a millares en los domicilios. “Espero que no nos encontremos con muertos en las casas”.

Coronavirus.Consulting
Página de facebook: facebook.com/CoronavirusNoticias


0 Comentarios